lunes, abril 23, 2007

Correr por Burriana


Durante unos diez años practiqué el baloncesto en diferentes equipos. Nada serio, excepto cuando era un adolescente con delirios de grandeza. La pasión estaba en la pista, y en algunos padres, que más que preocuparse por el partido lo hacían porque su hijo jugase, recibiese balones , etc.

He jugado en grandes lugares, en canchas al aire libre, en terrenos de gravilla... y siempre ante un muy reducido público

Desde que estoy corriendo esto del apoyo ha cambiado: allá donde voy con mis zapatillas, hay gente que sale a animar, a curiosear o sencillamente a ver lo que cae de entre los regalos que dan al final de las carreras

Pero nunca me había pasado lo del sábado: ser increpado por una larga fila de coches que, a mi paso, iban pitando e incluso gritándome... ¿Qué culpa tengo yo de que no llegues al Carrefour con tus niños? Sácalos del coche y hazles moverse un poco, hombre...
(En la foto estamos por el paseo marítimo de Burriana, muy bonito, sobre todo la llegada entre naranjos. Se me ve a lo lejos, con mis zapas azul eléctrico, de lo más concentrado).


2 comentarios:

Anónimo dijo...

que los de Burriana son un poco suyos, si lo sabré yo que estoy cansada de decirles "tiene que caminar 2 horas al día que es lo mejor para el corazón" y como si oyeran llover...

k_zoze dijo...

Ais, es que si hace falta un corazón nuevo, pues se lo compran, que no hay que reparar en gastos... :P