miércoles, noviembre 05, 2008

Crisis... what crisis (I): Los mitos

En estos últimos meses estamos asistiendo a una gran crisis en múltiples aspectos. Conviene recordar que la palabra crisis también sugiere cambio, y, por lo tanto, nos ofrece oportunidades para hacer que nuestros destinos transiten por caminos más favorables de lo que hasta ahora lo han realizado.

También conviene recordar que, salvo los menores de 18 años y los así declarados por mandato judicial, somos todos mayores de edad y con capacidad de obrar, esto es, por mucha presión consumista y crediticia que nos hayan podido ejercer, nuestras decisiones nos tienen como únicos responsables.

Son mayoría las personas que se han endeudado hasta más de lo razonable en un (no tan) momentáneo lapso de sentido común. Estas decisiones se han llevado a cabo fundamentadas en presuntos dogmas que tienen tanto de leyenda urbana como la historia de Ricky Martin, el perro y la mermelada.

- Mito 1. "La cultura de la propiedad está fuertemente arraigada en España".

Al contrario de lo que nos pueda y nos hagan parecer, el vivir de alquiler en España no ha sido tan extraño hasta hace bien poco tiempo. Según datos del INE, en el año 1953 habían más familias viviendo en régimen de alquiler que en propiedad (51%). Progresivamente la propiedad fue aumentando , perdiendo terreno el alquiler (1970: 30%; en 1981: 21%; para 1991: 15%; y en 2001: 11%).



Para ser un bien con una vida útil de más de 50 años, ese supuesto arraigo no lo es tal. Y más cuando las hipotécas duran 25 - 30 años, lo que supone que, la gente que ha podido pagar completamente su hipoteca en este año, comenzó a pagarla en el año 1978-80, en el que la situación era de un 60% de propietarios.



Esto es, más que un régimen de viviendas en propiedad, actualmente en España tenemos un "régimen" de familias hipotecadas.



En comparación, el régimen de alquiler en otros países europeos supone, por ejemplo, más del 50% en Alemania, el 45% en Países Bajos, y en torno al 40% en Suecia, Austria, Francia y Dinamarca.



- Mito 2. "Vivir de alquiler es tirar el dinero".



Si comparamos una hipoteca media con un alquiler medio, posiblemente podamos pensar que, por la diferencia , somos propietarios (y eso, parece ser que es buena cosa).



Hemos de contemplar que la ingeniería financiera que esconden las hipotecas nos encubren dos grandes apartados: uno, la amortización del préstamo que nos han concedido en su graciosa benevolencia y dos, los intereses que nos cobran por tal concesión. Dado que el sistema de préstamos habitual es el denominado francés (mucho menos placentero que otros procedimientos de diferente índole bautizados con igual adjetivo), dada una cuota fija, el porcentaje de pago de intereses decae mientras aumenta el de amortización (esto es, pagamos más intereses al principio), y dado que somos un país de hipotecados (ver mito 1), hemos de comparar si el pago del servicio financiero es mayor que el pago del servicio de alquiler. hmmm...



Adicionalmente, cuando nos alquilan una casa, nos están prestando un servicio, nos cubren los grandes desperfectos por ley y, según los contratos y la voluntad del casero, incluso los pequeños; y cuando somos propietarios las grandes , pequeñas y medianas reparaciones las pagamos nosotros, así como las de la comunidad de propietarios también. ¿Quién no conoce el caso de un amigo, pariente, enemigo o conocido al que unos meses después de entrar a vivir en su casa, le ha tocado pagar una cuantiosa derrama para arreglar las bajantes, los ascensores, etc.?



- Mito 3. Nos inducen a confundir el precio con el valor de las cosas.



El precio suele ser un indicativo pobre del valor de los bienes. con el ligero detalle que, si quieres acceder a ellos, tienes que pagar dicho precio. Pero ese precio poco tiene que ver con el valor del bien, que es totalmente subjetivo. ¿Por qué pagabas 200.000 € por la casa del portero de 30 metros cuadrados, y ahora quieres venderla y no vale nada?

Hace dos años 200.000 € - precio cierto.

El valor que le dabas a la casa, discutible, (posiblemente sabías que no valía tanto, pero pensabas que no te quedaba otra que pagar).

Ahora mismo, precio incierto totalmente. Eso sí, mucho más cercano al valor real.

Te dicen que no vale nada, lo cierto es que no hay nadie dispuesto a pagar por ella. Quizás sí que hay demanda para la misma, pero es demanda insolvente (quiero comprar y no me dan crédito), o están esperando a que siga bajando el precio.



Lo cierto de todo este embrollo es que nos hemos relajado, amigos. Sabíamos que nos la estaban clavando, pero nos dejamos hacer. Se impone un Plan de choque de Emancipación mental y consumo responsable , no sólo con la sociedad, sino básicamente con nosotros mismos y nuestras circunstancias.



Próximamente, "CWC II: las subprime y sus hermanas."

7 comentarios:

Pablo dijo...

Gracias por el análisis. Pero que conste que los bancos (que son los grandes propietarios inmobiliarios y quienes se han beneficiado todos estos años de la llamada "burbuja inmobiliaria") son los que más han contribuido, creo yo, a sembrar y propagar todos esos mitos y leyendas urbanas (¿incluido lo de Ricky Martin?).

También deberías comentar otro día lo de los "indicadores financieros": a mí el del número de coches vendidos, por ejemplo, me parece de aúpa (¿no es contradictorio con el desarrollo sostenible?).

Pilt Rafa dijo...

Gracias a ti Pablo, tampoco pretendía señalar culpables, de hecho, la segunda parte de esta disquisición - ida de olla versa sobre los bancos, la liquidez y ese tipo de cosas.

Me apunto lo de los "indicadores financieros".

Sucede que el saber popular confunde a todo el gremio de economistas con los economistas "neocon" estilo Friedman o Hayek.
Hay más, y mejores.

Totalmente de acuerdo con el tema de coches vendidos, es una medida de "prosperidad" del siglo XX (de principios). Si consiguiésemos seguir moviéndonos de la misma manera apostando por transporte público u optimizando el privado, viviríamos mejor.

Gracias de nuevo

Sylvie dijo...

Mira que nos creemos a pies juntillas esos mitos...
Sobre todo me ha sorprendido lo de los alquileres hace 50 años.

Igual me equivoco pero quizá esta crisis hasta vendrá bien para concienciar tanta mente consumista.

Besitos.

dolorun dijo...

Pues sí Rafa, todo muy cierto y lo más cierto de todo está en el párrafo del final (Plan de choque de Emancipación mental y consumo responsable), si no nos hubiéramos relajado y dejado llevar, otro gallo nos cantaría, pero somos fáciles de convencer en cuanto a las alegrías y comodidades de esta vida.
Yo de hecho creo que ya he comenzado con dicho plan de choque, y para más inri, estoy en paro, ¿qué mes vols?.
Y después de todo, pues..... al mal tiempo buena cara.

Un saludet xiquet.

Dolo.

Pilt Rafa dijo...

Pues debería Syl, debería servir para concienciarnos de que no nos podemos gastar el dinero que no tenemos ni tendremos, tan sólo porque nos den un crédito.

Dolo, pues eso mismo creo yo... Lo més fàcil és deixar-se emportar. Lo que és inadmisible és que ara gent com tú (no ho sabia que estaves a l'atur , espero que no siga per molt de temps) estiga pagant pels errors d'altres i a estos se'ls gratifique - lease bancs i alts càrrecs dels mateixos.
Això anava en el següent post, intentaré que menos rollero!
Molta sort!!

MALENA dijo...

Magnífico post.. un análisis brillante y ciertísimo de cabo a rabo. Yo también me quedo con la conclusión de tu post: Plan de choque de Emancipación mental y consumo responsable.

Pilt Rafa dijo...

Muchas gracias Malena, por la lectura y por la felicitación. ¡Te sigo leyendo!