lunes, marzo 23, 2009

Amigos, los vampiros existen

Sí, claro que existen, y no me refiero a una brigada de émulos de Drácula, sino a personas que caminan, comen, hablan, duermen, defecan, que viven su vida como cualquiera de nosotros. Incluso posiblemente algún “vampiro” lea este texto.

Me refiero a los denominados “vampiros emocionales”, son esas personas que, en su presencia, absorben la energía de los presentes; y que, al marcharse, dejan un rastro de agotados contertulios. No es que sean ni buena ni mala gente (si es que podemos calificar a alguien de manera absoluta como bueno o malo), sino que, sencillamente, necesitan la gasolina del resto de la humanidad para poder seguir provocando la combustión de sus motores.

¿Qué hacemos frente a ellos?; es más, ¿qué podemos hacer si, un buen día, nos miramos al espejo y no nos vemos reflejado en él?.

Desde mi experiencia, lo más acertado es mantenerse alejado de esta clase de personas, básicamente porque no te dejan evolucionar y, aunque te haban creer que las necesitas para seguir con tu vida, realmente es todo lo contrario. Sin audiencia, no son nada.

¿Y si nosotros mismos vampirizamos al resto?. Pues no lo sé, la verdad. Quizás recomendaría evitar el ajo al guisar las lentejas, evitar la luz intensa (esto es, hacer lo que no hacía Carol Anne); no acudir a los festejos de Semana Santa y, si se te presenta en casa un tipo llamado Van Helsink, no abrirle la puerta, aunque tenga nombre de lateral zurdo del Ajax.

Algo así.

11 comentarios:

Sylvie dijo...

Qué razón tienes...yo conozco unos cuantos!!...y me dan miedo...mucho...que soy de las que en cuanto me despisto, ya me han chupao la sangre!!!

besitos.

Alfonso dijo...

Pues ya conozco yo a algún/a vampiro/a de estos ya... Hay que mantenerse alejados de ellos/as...

Pilt Rafa dijo...

¡¡Ya os digo!!
Lo más complicado es cuando no tienes más narices que convivir con ellos/as porque de ello depende pagar tu mortadela y tu techo, etc.
Y no digo más :)

PabloNSN dijo...

¿No sería éste más bien el tema de un micro-relato?

Laura dijo...

Yo fui la victima de uno... por cierto... HOLA!!!

Pilt Rafa dijo...

Posiblemente sí, Pablo. Mañana me pondré con un par de microideas relacionadas!

¡Bienvenida Laura!. Hay un montón entre nosotros, hay que saber reconocerlos y gestionar bien cómo nos relacionamos con ellos...

nennella dijo...

Aquí en Buenos Aires no os digo que abundan pa' no asustaros, pero hay unos cuantos, ya te digo!!!

Airin dijo...

ui! como que salgo como "laura"? me conoces como Airin :-p

PAZ dijo...

Lo malo Rafa, es que muchas veces no te das cuenta de que convives con uno de ellos, hasta que un día te despiertas de una especie de letargo... de una larga caminata.... o como se diría vulgarmente "te cae la venda"... y te das cuenta de han acabado con parte de tu energía..... han absorvido una parte de tí que te hacía ir a un buen ritmo.... y ahí estás totalmente exhausta...

Pienso que deberían llevar una marca, a modo de lunar, para poder ser reconocidos.....
Propongo, que cada "Vampiro" que encontremos sea marcada, como con un estigma.... para avisar a las futura pobres víctimas....

Pilt Rafa dijo...

Sí, Paz, ese es el problema principal.

Además, aunque nuestra gente más allegada conviva con un vampiro / vampiresa, es complicadísimo hacerles ver esta situación. En fin, lo que dices, habrá que marcarlos de alguna manera. Besos y suerte en el examen de mañana!

franchesca dijo...

Hola!! me interesa mucho este tema, como te das cuenta de que es un vampiro?? Gracias, Franchesca.