lunes, junio 09, 2008

"Tenéis muchos sueños, queréis la fama"

Cuando algún recién conocido se entera de mi vertiente como músico, es usual que saque el tema de "operación Triunfo", que porqué no me presento, o cuando me escuchan suelen sugerir que cómo me voy a hacer famoso cantándole a mi vaquita surfera, que mejor interprete sufridas canciones de amor atormentado.
Intento hacer ver que canto, compongo y toco por el mismo motivo que como y bebo: por necesidad vital, que realmente no me importa ser famoso ni hacer de ello mi profesión, sólo me encanta la música y disfruto.

La fama, la fama, la fama. Si aún así insisten en el tema, yo desisto, claro. Es un tema el de la fama y cómo influye en la gente; cómo puede manejarse una persona, por lo general con una sensibilidad especial (si no, no sería artista) y sin tener necesariamente una formación adecuada, dentro de semejante vorágine que significa el éxito.

Algunos documentales musicales tratan el tema, la fama, denominador común en toda historia de rockeros que suele empezar más o menos así: "eran sólo cuatro chicos de Liverpool que iban al instituto y escuchaban discos de Chuck Berry".


En fin, a lo que iba. Hace una semana que comenzó el festival-franquiciado “Rock in Rio” en su edición lisboeta que, entre otros, tenía como cabeza de cartel a Amy Winehouse, la revelación de los últimos tiempos en el mundo musical.

Es portentosa la capacidad de esta mujer para generar momentos clásicos. Por un lado, con la edición de su “Back to Black” que en pocos meses se ha convertido en un idem musical, y por otro, también se ha convertido en integrante por derecho propio de la plantilla “cantantes malditos”, por sus penosas imágenes de autodestrucción, culminadas en ese concierto en Lisboa. “I should have cancelled” imploraba dando bandazos enmedio del escenario, y realmente es lo que debería haber hecho. ¿Por qué no lo hizo?. No lo sé, pero viendo las declaraciones de la vicepresidenta del festival que, preguntada por el tema, contesto: “el caso es que salió, actuó, y creo que eso es bueno para ella (¿?¿¿??)” Quizás confundió la segunda persona del singular con la primera del plural: si esa actuación fue buena para alguien, lo fue para los organizadores, que de esa manera se ahorraron posibles reclamaciones tanto del público como sobre todo de patrocinadores, televisiones, etc. dejando que el bochorno recayese sobre las espaldas de la Winehouse.

¿La fama es esto? No mola nada

4 comentarios:

Estrella dijo...

¡Qué le den a la fama y a la primera persona de plural! yo me quedo con tu vaquita surfera, tus cleek y tus aceitunas! :)

Pablo dijo...

¿Eres tú el que ha puesto de fondo la canción que sonaba en los créditos de aquella serie, o ha sido mi cabeza? ;-)

No estoy muy al tanto del trabajo de esa chica, Winehouse, aparte de haberla escuchado en un par de vídeos en YouTube y haber leído (inevitablemente) algo sobre ella. ¿Qué es lo que se ha vuelto más "clásico" del disco ése, "Back to Black"? –¿todo?–

Sylvie dijo...

Supongo que todo depende de como se lo tome cada uno...pero sí...a veces más vale vivir en el anonimato y seguir haciendo lo que a uno le salga de los mismísimos...

Besitos...y yo quiero oir tu vaquita surferaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!

Pilt Rafa dijo...

¡Viva Estre!
Las nuevas aventuras de la vaquita surfera proximamente (¿cómo podría meterse en el neopreno?) :P

El trabajo de la Winehouse suena a soul clásico de los años 60 -70, con unas letras bastante descarnadas y una interpretación muy alejada de las producciones actuales tan melosas. Está bien escucharla, Pablo

Syl, la vaquita está en www.myspace.com/rafaporcar. Espero que dentro de poco me pasen la versión radiofónica en directo... :S