domingo, junio 22, 2008

Un tío grande

Este post iba a ser algo parecido a una ofrenda floral a mí mismo, por haber completado tres carreras en 36 horas (en Riba-Roja, en Canet y en Ruzafa); incluyendo la mejor carrera que he corrido hasta ahora. Iba a tratar de la épica que destilan los pies cansados, de los litros de sudor en la frente y de los saludos amistosos al final de la carrera, de la paella que nos zampamos y de caminar con estrellas. Pero no, nada esto tiene sentido porque ayer por la tarde me enteré que en la Legua de Ruzafa había fallecido un corredor, Pepe Alonso de Godella, que tras finalizar la carrera, ya estirando, se encontró mal, se desvaneció y ya no volvió con nosotros, pese a los esfuerzos del equipo médico.

Por lo que he leído sobre él, Pepe era uno de esos tíos grandes que poblan nuestras carreras, un veterano corredor responsable (de los que se hacen revisiones médicas, estiran antes y después, calientan, etc.), que con 54 años disfrutaba del correr, de los amigos y del ambiente que se monta en estos eventos festivos. Un ejemplo a seguir, vaya.

Seguramente él no notó nada, después de una mañana agradable trotando, un dolor, un pequeño susto y nada más, punto y final. La pena queda pues para los que le lloran y le echarán de menos, pero para ellos y para todos el sol ha vuelto a salir hoy con fuerza.

En estos casos tan sólo queda dar el pésame sincero a ellos, los que le guardaran espacio en sus corazones y sus vidas, su familia y amigos.

Descanse en paz.

6 comentarios:

David Rodriguez Roures dijo...

Mis condolencias a la familia y amigos que al final son los que mas sufren.
Tal vez la parte si es que hay alguna positiva es que uno muere haciendo lo que mas le gusta,un saludo.

Pilt Rafa dijo...

Así es David.
Un placer saludarte el domingo en Ruzafa, por cierto
Nos vemos en algún bolo que otro, seguro

Pablo dijo...

No sé, tengo la impresión de que quien se va así, se da cuenta en el último momento y también sufre un instante. Descanse en paz.

Pilt Rafa dijo...

Seguramente sí, aunque supongo que depende del carácter de cada persona.
Mis experiencias personales al respecto son variadas

Descanse en paz, como dices. Un abrazo

Sylvie dijo...

A mi estas cosas me siguen dando un miedo tremendo...al final no acabo de saber si estas cosas son congénitas o si en realidad suceden por un sobreesfuerzo...

Lo siento mucho por Pepe y su familia. Una triste noticia para los populares.

Besitos.

Pilt Rafa dijo...

Pues no lo sé, Syl, parece ser que sucedió después de la carrera, muy cortita y que tampoco fue sobreesforzándose.
Son fatalidades que suceden a diario, igual lo mismo le podía haber pasado en el mercadona, a quien le toca, le toca

Pero sí, impone respeto
Besitos