lunes, junio 16, 2008

Y, al fin, encima de un escenario valenciano


Después de unos cuantos meses de ensayos, al fin llegó la hora de la fiesta de L'Espai musical, en la que presentamos el trabajo de las clases de combo. Ese bolo significaba bastante para mí. De hecho, sucedía con unos cuantos años de retraso, era la primera vez que me subía a un garito como guitarrista en Valencia, como partícipe de una banda en condiciones. Esto debería haber sucedido 3 años antes, pero en este tiempo he tenido que ocuparme de otros temas más acuciantes – familiares, de salud, laborales, etc.

Por encima de todo, el viernes reafirmé un gran tesoro: tengo muchos amigos que creen en mí haga lo que haga, y que me valoran mucho (más de lo que yo lo hago, me temo).

Por ellos, por el resto de la audiencia que se acercó a vernos, y sobre todo por mis compañeros, la responsabilidad que sentía era importante, pero estimulante a la vez. Curiosamente, me impone más respeto ser parte rítmica de una banda (si se me permite la expresión); que actuar en solitario. Siento que me debo a mis compañeros, y que una equivocación mía no sólo me afecta a mí, sino sobre todo a ellos, por lo que presto mucha más atención a mi trabajo.

Por otro lado, tocar con una banda te da lo más bonito que, como músico, creo que puedes encontrarte: la interacción, la comunicación no verbal, esa sensación de estar creando arte instantáneo con otras personas que están en tu misma sintonía, la capacidad de ir modelando colectivamente esa obra a medida que se va creando (y, un nanosegundo después, desapareciendo).

Lamentablemente sólo pudimos obtener esta entente de manera parcial, algunos de nosotros no entendimos la esencia de tocar en un combo. Personalmente me quedo con lo bueno, sobre todo los amigos, tanto los de la escuela como los que estuvieron presencialmente o en espíritu; con haber solventado retos técnicos como era poder defender un repertorio de 5 temas de 5 estilos diferentes; con que mis profesores quedasen contentos con mi actuación (e incluso alguno tanto que se ofreciese a tocar conmigo en algún proyecto futuro - ¡con lo difícil que es encontrar un bajista, bien!); y con la cena final, ¡qué rico todo!

8 comentarios:

Sylvie dijo...

De lo rica que estuvo la cena final, prefiero no pensaaaaaaaaaaarrrrrr!!!!!!!!!

Recordé que era el viernes, Rafita (gracias por el mail), pero me era imposible ir a Valencia a esa hora (no me daba tiempo)...me hubiese encantado veros (a ver si pones un video o algo, hombre!!...que siempre estoy suplicando, jodío!!).

Besitos y felicidades por ese debut en el escenario.

Pilt Rafa dijo...

Muchas gracias Syl por estar!
La cena muy rica pero tú no podías comer de casi nada, así que tampoco era para darte envidia :P

Ais, espero en breve tener algún vídeo, ya lo colgaré

Besitos

Estrella dijo...

Yo sí estuve allí ... y fue espectacular! sólo siento haber olvidado la cámara para darte ese vídeo y que todos puedan disfrutarlo como lo hice yo.
Besitos ...

Pilt Rafa dijo...

Muchas gracias especialmente a ti, Estre, valoro especialmente que estuvieses a mi lado después de lo que ha llovido

Besos

Pablo dijo...

¡ A ver cuando vienes a tocar a un garito de Madrí ! (no porque sea la capital, ¡eh?!, sino porque podría ir a verte en metro y volverme a dormir –o a desayunar?– a casa).

Pilt Rafa dijo...

Pablo, por mí iba ya, hoy mismo, a Madrí o adonde fuese.

Me lo paso fenomenal, para mí es la terapia perfecta

Gracias!

Correoradelamuerte dijo...

¡Qué bien, Rafa! ¿Contamos a este lado de la pantalla como público del concierto? Si es que os estoy oyendo...

Pilt Rafa dijo...

Muchas gracias correora!
Contáis todos y cada uno!! :-)
Besitos