domingo, febrero 12, 2012

Vamos de concierto! Liberty Valance y Outlet en Matisse

Por mucho que quisiera cambiarlos, así sucedieron los hechos:

17.30: Llegada al local. Por mucho que hayamos quedado a esa hora, el dúo dinámico de Outlet (a los que llamaremos Sting y Jimi, por ponerles un nombre); ya llevaban por allí un buen rato y habían desmontado la batería y recogido casi todos los bártulos. Esta gente no es normal.

Hay grupos con más presupuesto para traslado, pero el mecanismo es el mismo. En eso consiste ser músico. Coger trastos, llegar, montar, tocar, desmontar, volver y dejar trastos.

17.45: Llegan la pequeña A y el gran J a acabar de rematar el traslado. Al poco estamos todos con los hermanos Outlerianos que faltaban, y nos vamos a hacia la gloria.

18.30: Ya estamos en la sala Matisse empezando a montar, la Liberty Valance al completo con Mr. Baquetas y Lady Orquesta, que ensaya su coreografía convenientemente, el baile de moda, el del Suricato:

La gente de la Sala Matisse es especialmente agradable, todo es muy relajado y muy fácil. Han tenido un gran  acierto al programar conciertos - entrevista con grandes artistas españoles (Ariel Rot, Peret, Santiago Auserón, Xoel López... ) y nos alegramos.
En la puerta, eso sí, el cartel más grande es el nuestro:

19: Probamos sonido, primero Outlet (que le cogió el gustillo y repitió prueba) , y luego nosotros. Sonamos un poco ansiosos, pero tenemos que concentrarnos en eso.

Luego cenita, el Señor baquetas  nos deleita con su exquisito gusto culinario (y esta vez no nos pasamos con la comida).

22.30: La gente empieza a llegar a la sala, aquello se caldea tras el frío en la calle y esa sensación de tristeza que ves en el rostro de la gente. Bien por los que le echan valor y desafían a todo para seguir viviendo y disfrutar.

Y entonces, nos subimos. Tranquilos, confiados, y pasa esto...




El estallido total, tenemos un repertorio corto porque somos dos bandas, aún así sube mi nunca bien ponderada tía Inma para animar más aún al personal dándolo todo. La Tía Inma y los Dolce Gusto podíamos llamarnos.

Al terminar, dos escalones más abajo vuelvo a ser mortal.

Y disfruto con Outlet y con la compañía de mis amigos que han venido a compartir este ratito de gloria con nosotros. Y no tuvimos que cambiarla por nada a ningún duende, como cantaba Kiko Veneno.

2 comentarios:

Pablo dijo...

¿Y las groupies???!!!

Enhorabuena por el concierto :-)

Rafa dijo...

Las groupies!!!

Seguro que las conoces, son las mismas que te animan cuando acabas una maratón, jejeje

Gracias Pablo, una vía de escape como otra cualquiera! :)